El Camino Portugués

El Camino Portugués o Camino Central Portugués es una ruta para aquellos peregrinos que buscan una experiencia más rural del Camino de Santiago. El recorrido comienza en la cálida y colorida Lisboa, donde podrás disfrutar de algunos sitios declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. También descubrirás paisajes impresionantes, pueblos y ciudades  como Santarém; última ciudad en permanecer bajo dominios árabes, Coimbra; que posee una de las universidades más antiguas del mundo (data del siglo XIII) y Porto, ciudad conocida por su cromatismo y su vino. Contacta con nuestro equipo de reservas para que te den más detalles sobre el Camino Portugués.

LEER MÁS

Esta ruta a Santiago ha sido tradicionalmente elegida por peregrinos portugueses que partían desde Lisboa y Oporto. En el Camino Portugués, pasearás entre frondosos bosques, viñedos y acogedores pueblos.

El Camino Portugués completo tiene una duración de poco más de un mes, pero tienes la posibilidad de comenzar tu travesía en cualquier punto del camino.

La última etapa del Camino es la más famosa de todas, los peregrinos inician su viaje en Tui (Galicia) cruzando el rio Miño desde Portugal. Aprovecha la oportunidad y explora el casco antiguo de Tui, visita la cima de la catedral y si tienes tiempo, cruza el Ponte Internacional del siglo XIX, desde Tui hacia Valença do Mingo, considerada su “ciudad gemela”.

Para obtener tu Compostela en Santiago, deberás caminar  un mínimo de 100 kilómetros hacia Santiago (te recomendamos comenzar en Tui) y si vas en bici al menos una distancia de 200 kilómetros (te recomenzamos iniciar tu etapa en Porto).

El Camino Portugués o Caminho Portugués es una excelente opción para los peregrinos que buscan una experiencia más rural em el Camino de Santiago. Aunque sea la segunda ruta más popular del Camino, no reúne tantos peregrinos cómo el famoso Camino Francés.

Este Camino lleva a los caminantes por rutas antiguas, a través de bosques, praderas, puentes de estilo medieval, ciudades y pueblos históricos.  Los conventos, cruces de madera y “petos de animas” te harán revivir la historia del Camino. Además, las pequeñas carreteras a lo largo del Camino Portugués lo convierten en una de las mejores rutas para hacer el Camino en bicicleta,

Historia del Camino Portugués

san-francisco-church-pontevedra-camino-portugues-caminoways

Aunque se supone que la peregrinación de Portugal a Santiago ya existía en la Baja Edad Media, se hizo aún más popular después de que el país obtuviera su independencia a mediados del siglo XII. A partir de ese momento, la veneración a Santiago y la peregrinación a Santiago de Compostela, considerada como una de las características de identidad de la cultura europea, había ganado gran popularidad en las tierras lusitanas.

Durante siglos, los portugueses participaron con entusiasmo en esta experiencia de recorrer el Camino, con el apoyo de monarcas, nobleza y alto clero. Desde el siglo XII hasta la actualidad, gran parte de la red de carreteras de Portugal ha visto las idas y venidas de peregrinos que se dirigen a Santiago de Compostela desde Lisboa, Santarém, Coimbra, Porto, Braga, Chaves… entre muchas otras ciudades del país.

Esta ruta es el resultado de las principales carreteras romanas que formaron la columna vertebral de la Gallaecia romana y continuaron en uso durante muchos siglos, como la Vía XIX. Construida en el siglo I d.C por el emperador Augusto, fue conocida en diversas obras clásicas como El Itinerario de San Antonio, trazado a comienzos del siglo III a.C. Esto justificaría la popularidad de la ruta ya desde tiempos muy remotos.

El Camino Portugués se ha visto afectado, en cierta medida, por la actual red de carreteras y los peregrinos se han visto obligados a abandonar los caminos de tierra y bordear la carretera N-550 entre Vigo y A Coruña. Sin embargo, las asociaciones de peregrinos están creando rutas alternativas para evitar este tramo. A pesar de este inconveniente, el Camino Portugués constituye un importante patrimonio monumental y cultural.

Una de las principales características de la peregrinación a Santiago es la cálida acogida que reciben los peregrinos en el camino. Esta práctica se inició en la Edad Media por monjes y clérigos que servían a los hospitales fundados por los monarcas y la nobleza. Esta acogedora tradición laica se mantiene viva hoy en día por los lugareños y no dudarán en desearte Bon Caminho!

Star Rating
5
  • Satisfaction