El Camino Fisterra

El Camino Fisterra o de Finisterre es una ruta muy especial que va desde Santiago de Compostela hasta el Cabo de Finisterre, se consideraba como el “Fin del Mundo”. Un sendero que conduce a los peregrinos por el oeste de la impresionante Costa Atlántica.

Una vez estés en Fisterra, ¡disfruta de un merecido baño en el mar! Te recomendamos que prosigas tu camino a lo largo de la costa hasta llegar al pintoresco pueblo de Muxía, famoso por su santuario junto al mar y por las “piedras mágicas” Contacta con nuestro equipo de expertos para que te den más detalles sobre el Camino Fisterra.

READ MORE

Esta ruta del Camino se remonta a la época pagana, antes de la cristianización, donde los paganos se dirigían al mítico Cabo de Finisterre en la Cosa da Morte (Costa de la Muerte) porque creían que en ese punto el Sol moría y los vivos estaban más próximos a los muertos. Se oraría y se harían ofrendas para complacer a los dioses. En este lugar abundan los ritos paganos, mitos y leyendas. También se cree que Fisterra era el lugar de Ara Solis, un altar mágico dedicado al “Sol moribundo”.

Los romanos creían que Fisterra era el extremo más occidental de Europa, un lugar donde el Sol desaparecía en el océano. Así que lo denominaron: Finis Terrae, el fin de la tierra. También se creía que era donde era el lugar donde acababa el camino marcado por la vía láctea. Se dice además que, cuando llegaban los peregrinos, solían quemar la ropa en la que habían caminado durante tantos días, como un acto de cierre y purificación. Muchos otros preferían zambullirse en el mar, ¡algo que nosotros recomendamos como una actividad mucho más ecológica!

Desde el Cabo de Fisterra, puedes proseguir tu Camino por los increíbles caminos costeros hasta el santuario de A Virxe da Barca en Muxia, un destino de peregrinación tradicional en una ubicación impresionante con vistas al Océano Atlántico.

HISTORIA DEL CAMINO 

A partir del siglo XII, el Codex Calixtinus fue considerado como la primera “guía” del Camino y asociaba estas tierras con la tradición de peregrinación.  Esta ‘guía’ cuenta la historia de cómo los discípulos de Santiago viajaron a la ciudad de Dugium, lo que hoy en día es Fisterra, en busca de una autorización por parte de los romanos para enterrar al apóstol Santiago en Compostela. Los romanos, sospechosos de sus intenciones, encerraron a los discípulos en la cárcel. Los discípulos lograron escapar y en el momento en el que las tropas romanas estaban a punto de alcanzarlos de nuevo, un puente se derrumbó justo cuando los romanos intentaban cruzarlo.

Según la tradición medieval, la Virgen María llegó a este hermoso lugar en “un bote de piedra” (de ahí su nombre Virxe da Barca) para apoyar a Santiago cuando se encontraba sentado en la orilla del mar; cansado y afligido por la dificultad de su misión evangélica.

El Camino Fisterra se menciona frecuentemente en la literatura odepórica. La historia más antigua es la de George Grissaphan, un caballero Magyar del siglo XIV, donde narra sus aventuras como peregrino y ermitaño en Fisterra. A finales del siglo XV, el peregrino polaco Nicholas von Popplau, viajó a Muxía después de haber visitado Compostela. Describió los restos del “barco naufragado, hecho de piedra genuina” perteneciente a la Virgen María.

En su peregrinación desde Italia, el viajero veneciano Bartolomeo Fontana (siglo XVI), visitó Fisterra y anunció que aquellos que estuviesen libres de pecado serían capaces de mover las piedras del barco de Muxía con un solo dedo. Domenico Laffi (siglo XVII), el clérigo y erudito de Bolonia, también viajó a Fisterra. Escribió sobre el faro que protegía a los marineros de las turbulentas aguas de la zona. Muchas de estas historias mencionan el Monte de San Guillermo, quien fue un ermitaño legendario en el área. Esta ermita, ya derruida, se asociaba a los ritos de fertilidad.

Lee los últimos artículos sobre Camino Fisterra en nuestro blog.