La Via Francigena

El Camino a Roma o más conocida como Via Francigena es un sendero muy antiguo que lleva a los peregrinos en un viaje épico desde Canterbury (Inglaterra); pasando por Francia a través del Canal de la Mancha y cruzando Suiza antes de llegar a Italia. Al igual que el Camino de Santiago, esta es una ruta medieval histórica y lleva a los caminantes a algunas de las regiones más impresionantes de Europa, como Champagne en Francia, los Alpes y la Toscana. Los aspectos más destacados de este antiguo camino de peregrinos incluyen los Alpes, las colinas de la Toscana y Roma, la ciudad eterna.

LEER MÁS

En la época medieval, la Via Francigena era un camino importante para los peregrinos y peregrinas que se dirigían a Roma, y ​​actualmente considera una Ruta Cultural Europea por el Consejo de Europa.

La Via Francigena lleva a los peregrinos y peregrinas a algunas de las regiones más impresionantes de Europa, como Kent, los acantilados de Dover, los campos de batalla de la Gran Guerra del norte de Francia, la región de Champagne, el lago de Ginebra, los majestuoss Alpes, los Apeninos, la exuberante Umbría, las pintorescas colinas de la Toscana y finalmente Roma, la ciudad eterna…

A finales del siglo X, Sigerico el Serio, el arzobispo de Canterbury, siguió la Vía Francigena para viajar a Roma y ser consagrado por el Papa. Registró su ruta y sus paradas en el viaje de regreso. En 1985, el arqueólogo italiano, Giovanni Caselli, volvió a hacer la misma ruta que había descrito el Arzobispo Sigeric y este ha sido el itinerario que hemos trazado en CaminoWays.com.

La ruta se puede dividir en 16 etapas, caminarás durante 1 semana por los senderos más populares para comenzar tu viaje por la Via Francigena son: Desde Toscana, atravesando los Alpes, la Via Francigena en bici y los últimos 100 km.

La Via Francigena no era un camino único, si no que comprendía varias rutas que fueron cambiando a medida que el comercio y la peregrinación crecían. Los lombardos financiaron el mantenimiento de las carreteras para emplearlo como una ruta comercial que iba desde Roma hacia el norte, evitando ciudades controladas !por el enemigo! como la ciudad de Florencia. A diferencia de las carreteras romanas, la Via Francigena no conectaba ciudades, sino abadías.

La Vía Francigena fue nombrada Ruta Cultural Europea por el Consejo de Europa en 1994.